La NASA en conjunto con la Agencia Espacial Europea (ESA) y su símil canadiense (CSA) se encuentran desarrollando el telescopio que, en teoría, vendría a sustituir al exitoso Hubble. Hablamos del James Webb Space Telescope que debería ser puesto en órbita no antes del año 2014.

Dentro del proceso de diseño el observatorio espacial acaba de ser sometido a una de sus revisiones más importantes, denominada como MCDR (Mission Critical Design Review) y que permite certificar que el JWST alcanzará los requerimientos tanto científicos como de ingeniería que se establecieron para la misión.

Para lograr llegar hasta esta etapa los científicos e ingenieros a cargo del proyecto llevan trabajando siete largos años, por lo que a partir de esta fecha podrán seguir adelante con la fabricación de las distintas piezas que aún faltan por construir. Si bien ya hay muchas de estas piezas que muestran un importante grado de avance, se espera que el proceso de integración entre todas estas comience recién en el año 2012.